lunes, 28 de enero de 2013

Todo cambia, nada permanece

Se podría decir que es miedo, son dudas, indecisión ante algo nuevo, algo que nunca antes me había pasado. Y así estoy yo ahora. Un espíritu libre al que cortaron las alas. Millones de veces las mismas preguntas, las mismas dudas ¿que hacer? ¿que decir? ¿por que? ¿merece la pena intentarlo?
Odio los cambios bruscos, y eso es lo que estoy teniendo. Día bien día mal, y así todos los días. 
Aun me acuerdo cuando todo empezó  un sábado como cualquier otro, pero un sábado en el que conocí a una persona a la que ahora quiero muchísimo. Durante este tiempo me he enterado de muchas cosas que quizá era mejor no saber, pero ahora vienes y me dices que has cambiado, y me rompes los esquemas. Me les rompes igual que cuando me dijiste que nos teníamos el uno al otro, que el resto de la gente no importaba. Demasiados momentos buenos a su lado, muchos recuerdos bonitos, pero miedo ante lo que podría pasar, ante las dudas de no saber como acabaremos, de lo que pasara mañana. Que le quiero, joder, aunque muchas veces lo niegue. Pero no se cuanto tiempo mas podre aguantar.